Disminución del Aprendizaje Autónomo y el Trabajo Colaborativo en la Educación a Distancia

Disminución del Aprendizaje Autónomo y el Trabajo Colaborativo en la Educación a Distancia
A continuación abordamos el tema de la problemáticas en la educación a distancia actual (2017), que conllevan a la disminución del aprendizaje autónomo y el trabajo colaborativo.


Referentes de la problemática

La problemática surge del cambio abrupto que tienen los estudiantes que terminaron su bachillerato de forma tradicional y escogen la opción de seguir una carrera profesional en una universidad a distancia.

El corto tiempo que tienen los estudiantes  para socializar y discutir las actividades y en  muchos casos la poca experiencia con que cuentan los docentes  y estos a su vez no cuentan con suficiente preparación a la hora de formular y presentar las actividades y la forma como se asume el conocimiento, ha conllevado a la utilización de herramientas tecnológicas TIC´s, facilitando el autoaprendizaje y el trabajo colaborativo realizado en los foros de trabajo.

Una de las características de los estudiantes es que se encuentran ubicados en diferentes municipios y solamente tienen un encuentro presencial rara vez o nunca; por tanto si estas no se llevan a cabo, muchas veces tampoco se realizan reuniones virtuales que según la planeación del curso, permitan el desarrollo de debates y sustentaciones que permitan ver la apropiación de habilidades y el manejo apropiado de temáticas.

Una debilidad que se puede identificar es la poca destreza que tienen muchos de sus estudiantes en el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) para lo cual se recomienda diseñar una serie de tutoriales que  le faciliten el trabajo. Otra situación que hay que tener en cuenta por las instituciones, es que entre los estudiantes pueden existir varios en situación de discapacidad auditiva o sorda.

Contexto se evidencia el problema

Principalmente en la educación superior a distancia:  la problemática se evidencia en una universidad a distancia, en la promoción de diversas ofertas educativas que utilizan la modalidad de educación a distancia, se señala como una de sus características el que se promueve la autonomía del alumno en su aprendizaje.

Parte de nuestra preocupación profesional ha constituido el investigar sobre el significado e importancia que tiene el aprendizaje autónomo, conocer bajo qué condiciones se logra un aprendizaje autónomo y si las actuales tecnologías de información y comunicación (TIC´s) pueden favorecer la autonomía en el aprendizaje de los participantes que se forman usando educación a distancia.

Descripción de la situación

Las dificultades que tiene un estudiante en la formación virtual universitaria para adaptarse al sistema de educación a distancia y  poder llegar a convertirse en un ser autónomo, son  aquellas en las que no logra dominar un conjunto de estrategias para aprender y no es capaz de tomar decisiones intencionales, consientes y contextualizadas con el fin de lograr los objetivos del aprendizaje.

Los estudiantes no alcanzan la autonomía porque no son capaces de pensar por sí mismos con sentido crítico y no logran tomar sus propias decisiones, y por ende no consideran la mejor decisión a seguir.

Podemos afirmar que la dificultad de los estudiantes en ser autónomos en su aprendizaje  radica en la dificultad que tiene para dirigir, controlar, regular y evaluar su forma de aprender, de forma consciente e intencionada además de esto, no hacen uso de las estrategias del aprendizaje, dando como resultado la no obtención de la meta deseada.

Los estudiantes que no logran trascender en el aprendizaje autónomo en una modalidad de educación a distancia, no desarrollan las siguientes estrategias:
Estrategias afectivos-motivacionales.
Estrategias de autoplanificación.
Estrategias de autorregulación.
Estrategias de autoevaluación.

Otra dificultad que se presenta con frecuencia en los estudiantes en aplicar el método del aprendizaje autónomo es la falta de intervención por parte del profesor, se llega a la interpretación de que el profesor no lo aplica como debe ser, teniendo  un desconocimiento del aprendizaje impartido. No lo visualizan como un guía, generando en algunos estudiantes,  incertidumbre y frustración en el proceso de aprendizaje.

En ocasiones el profesor los sobrecarga de muchas actividades  sin contar con una orientación efectiva entre ellos.

En el aprendizaje autónomo en la educación superior a distancia se presentan algunas desventajas:
Falta personal calificado para dirigir las actividades en el grupo colaborativo.
Dificultades en la adaptación al modelo de aprendizaje
No todos los alumnos se apropian y responsabilizan de su proceso formativo de la misma manera, lo que hace que todo el trabajo recaiga sobre una persona o unos pocos y a última hora se sumen a la lista sin hacer aportes significativos.
Dificultades técnicas  en el uso de los recursos, en especial las TIC
Que no haya consenso o unidad para el trabajo en equipo. Otros.
El tiempo: es difícil con el actual plan de estudios encontrar tiempo para introducir este aprendizaje en el aula. Por otro lado, también el profesor necesita tiempo para preparar actividades. Esto es especialmente complicado en las Academias y Escuelas, donde los profesores, además de las labores docentes, suelen tener otras obligaciones profesionales (guardias, ser responsable de otras actividades, etc.).
Disposición del mobiliario en clase: el debate y el trabajo en grupo es una de las maneras de llevar a cabo esta enseñanza. Se necesita contar con un mobiliario
Presiones sociales: existen presiones sociales que dificultan esta enseñanza: necesidad de dar determinados contenidos, el tener alumnos que deben superar examen basados, fundamentalmente, en los contenidos conceptuales (en muchos casos puestos por el jefe del departamento u otro profesor), tradición de un sistema de educación tradicional, etc.

Consecuencias e implicaciones del problema. 

Los estudiantes decepcionados por la imposibilidad de insertarse en la modalidad a distancia optan por desertar perdiendo el tiempo y el dinero invertido, como consecuencia se presentan:
Deserción universitaria
Cambio de universidad
Desmotivación por ser un estudiante autónomo
Perdida de asignaturas
Calificaciones muy bajas

Los cambios inherentes  en las TIC proporcionan nuevas oportunidades para aprender a distancia, en colaboración y permanentemente, pero también llevan consigo el problemas en acciones y carencias que pueden frustrar o desmotivar al estudiante a distancia.   Esta frustración puede afectar de una manera negativa el aprendizaje del estudiante o incluso motivar su deserción, además puede en algún momento repercutir en el docente, lo que puede verse reflejado en el prestigio y por ende la parte financiera de la institución de formación.

Hay que tener en cuenta que  los agentes de la formación en línea: estudiantes, docentes e instituciones, en un momento dado se dan cuenta de que no basta con cursar una formación,  dar  un entorno virtual de aprendizaje, un material y un tutor que conozca la materia.  Existen otros elementos que hay que incorporar y otros que es necesario evitar, porque  influyen en gran parte en cómo se siente el estudiante y en cómo percibe que su aprendizaje es el adecuado y a la vez satisfactorio.

Los elementos o acciones que originen frustración, desilusión o agobio en el estudiante en línea son de la mayor importancia, ya que pueden...
causar el abandono del estudiante (Conrad, 2002).
repercutir en su graduación tardía.
afectar negativamente a la fidelización del estudiante (Tresman, 2002).
afectar negativamente a la percepción que el estudiante tenga de la formación en línea, de la institución educativa o de ambas cosas.
originar el rechazo de la formación en línea como fórmula válida de aprendizaje y de mejora personal, de lo que se deriven consecuencias para su formación continua y avance social.
disminuir la retribución del docente en línea.
perjudicar la financiación y la consideración social de la institución (Tresman, 2002).

Cómo se podría prevenir el problema  

Desarrollando  competencias que aumenten el sentido crítico del autoaprendizaje:
Acompañamiento continuo del tutor virtual, realizando oportunas retroalimentaciones en foros y evaluaciones
Manejo de las herramientas que brinda las TIC´s, y conexiones eficientes  a internet de alta velocidad.
Tiempo y dedicación en la realización de las actividades y responsabilidades en las tareas asignadas
Desarrollar habilidades de comunicación, comprensión de lectura, pensamiento crítico -  analítico y trabajo cooperativo

En la cotidianidad se tiene la concepción de que una persona es competente si evidencia ser capaz de realizar las tareas que le son asignadas. Sin embargo, dentro del ámbito escolar el término competencia tiene un significado muy amplio.  De acuerdo con Tobón (2013), “Las competencias son actuaciones integrales para identificar, interpretar, argumentar y resolver problemas del contexto, desarrollando y aplicando de manera articulada diferentes saberes (saber ser, saber convivir, saber hacer, y saber conocer) con idoneidad, mejoramiento continuo y ética” (p. 93).
En este sentido, “las competencias tienen cinco características fundamentales: son una actuación integral, buscan resolver problemas, se enfocan en el mejoramiento continuo y tiene como base el desempeño ético” (Tobón, 2013, p.99). 

Con algunas competencias necesarias se podría evitar el problema.  Para tener éxito en el aprendizaje autónomo, es necesario tener las siguientes competencias:

El Saber

El saber involucra conocimientos, metodologías y técnicas conceptuales destinadas a la enseñanza por conceptos, hechos y modelos; tal saber exige ser internalizado por la persona que lo adquiere mediante la demostración, comprobación y manejo conceptual que pueda tener de él. Esto último significa que la persona debe ser capaz de comunicar o expresar el conocimiento con claridad y con términos apropiados. Hoy en día, el saber demanda no sólo dominio del conocimiento, mediante el uso de las facultades de la memoria, del lenguaje tanto hablado como escrito, o del análisis y de la síntesis, sino también desarrollar el juicio discriminatorio para discernir lo verdadero de lo falso, lo relevante de lo menos relevante, o lo coincidente; las capacidades de flexibilidad y de apertura para la obtención de nuevas formas de conocimiento y la capacidad de anticiparse hacia lo que pueda venir entre otros. Entonces, el saber que la educación actual concibe es un saber dinámico y no uno estático, como se solía creer en las épocas pasadas, ya que en el mundo contemporáneo este se encuentra en constante cambio o rápida evolución.

El Saber Ser

El saber ser señala el ámbito de los valores y de las actitudes, las cuales han de ser concretadas en el educando mediante metodologías y técnicas que promuevan lo actitudinal. Esto significa que la persona ha de ser educada en la dimensión ética de sus principios y valores morales, como un ser íntegro capaz de compartir y convivir con sus semejantes, de influir en el medio social, aportando sus perspectivas o visiones personales acerca de las cosas y del mundo, como también de ser capaz de aceptar y tolerar lo diferente o lo diverso, de escuchar y respetar otras visiones diferentes a las suyas. En lo personal, de ser responsable ante sus propias decisiones y de hacerse cargo de las tareas que le han sido encomendadas. De ser empático con los demás y adaptable a nuevas realidades u otros modos de vida. En fin, saber ser apunta hacia todas aquellas facultades emocionales y de los sentimientos, acorde con las conductas éticas y morales que poseen los individuos, sumado a un saber vivir en un mundo complejo y cambiante como es la sociedad contemporánea.

El saber hacer

El saber hacer incluye tanto el ámbito de las habilidades como el de las destrezas, las cuales requieren ser enseñadas a través de métodos y técnicas que enfaticen los procedimientos, como son por ejemplo la enseñanza de los algoritmos en el cálculo; implica, asimismo, no sólo un saber técnico, sino también un saber práctico y pragmático, que hace posible que las cosas se lleven a cabo con eficiencia, flexibilidad y seguridad. El saber hacer supone manejar instrumentos, objetos o conocimientos con pericia activa, que posibilita que las cosas se realicen o se materialicen in situ. Este saber involucra las capacidades de ensayo y error, de experimentación, de comprobación y demostración en terreno, de vivenciar realmente el conocimiento aprendido, de buscar nuevas posibilidades de experiencia a partir de un conocimiento previamente asimilado, o bien desde la misma contingencia, para construir dicho conocimiento; de organización u ordenamiento de las etapas que facilitarán la ejecución de un hecho u objeto, etc. El método inductivo es el método que por lo general es aplicado en una educación que tiene por meta el saber hacer.

El Saber Convivir 

El Saber convivir a los valores asociados a la capacidad para establecer y desarrollar relaciones sociales en todos los espacios en donde nos corresponda interactuar. Poseer conocimientos teóricos en una o varias disciplinas, habilidades para el razonamiento crítico, trabajar en equipo, aplicar lo aprendido, hacer las cosas bien, demostrar capacidad interpretativa, argumentativa y propositiva, ser capaz de analizar, sintetizar, liderar, aprender a aprender, planificar, organizar, implementar, controlar, comunicar y gestionar información, adaptarse, tener y mostrar vocación para el aprendizaje continuo, creatividad, iniciativa y espíritu emprendedor, conocer una lengua extranjera, resolver problemas, tomar decisiones y compromiso ético, son las competencias que es necesario desarrollar durante la vida universitaria para llegar a ser profesionales competentes.

Referencias


  • Castillejo, j. (2016). Los Principios de la educación  desde el enfoque por competencias. Recuperado de: http://www.revistaakademeia.cl/?p=117&page=8
  • Crispín, M.L. et.al. (2011). Aprendizaje Autónomo: Orientaciones para la docencia.             Capítulos 6 a 10. Recuperado de            http://209.177.156.169/libreria_cm/archivos/pdf_671.pdf
  • Crood, C. (1998). Ordenadores y aprendizaje colaborativo. Editorial: Morata, S. L. 2da Edición. 
  • Dede, C. (2000). Aprendiendo con tecnología. Compilador. Editorial Paidós SAICF. 2da. Edición. 
  • Duar & Sangrà, (2000). Aprender en la virtualidad. Compiladores. Editorial: Gedisa, S.A. 1ª. Edición
  • Fázquez y Gómez. Modelo de aprendizaje virtual basado en nuevas tecnologías para lograr un ambiente colaboratorio centrado en el alumno. No. de registro CGPI 2003-2009. IPN, 2003. 
  • Manrrique, l. (2004). Latineduca2004.com  El aprendizaje autónomo en la educación a distancia. Recuperado de: http://s3.amazonaws.com/academia.edu.documents/34078288/55_03_Manrique_Lileya.pdf?AWSAccessKeyId=AKIAJ56TQJRTWSMTNPEA&Expires=1476487684&Signature=Frysx1cZP1IOagyXNg2kf8gTWSw%3D&response-content-disposition=inline%3B%20filename%3DAprendizaje_autonomo_de_la_educacion_a_d.pdf
  • Massié, A. (2010). El estudiante autónomo y autorregulado. Recuperado de: http://autonomouslearningteacherkat.weebly.com/uploads/1/6/7/1/16715350/doc_2.pdf
  • (2011). El paradigma de las competencias. Recuperado de: http://www.galileo.edu/faced/files/2011/05/6.-EL-PARADIGMA-DE-LAS-COMPETENCIAS.pdf
  • Tobón, S. (2013) Formación integral y competencias. Pensamiento complejo, currículo, didáctica y evaluación. Cuarta edición. Bogotá, Colombia: Ecoe Ediciones. Recuperado de: http://insecurityit.blogspot.com.co/2015/02/anotaciones-sobre-las-competencias-de.html

¿Que Tal Te Pareció Este Contenido?

Califica Mi Trabajo

Javier Cañon
4.9 / 5 basado en 20 calificaciones.

Popular Últimos 30 días

Chat? Chat?
Javier Cañon $$$
Direccion:Carrera 14 #37-02, Villavicencio, Meta, 500002, CO |Tel: 57 315819050 |Email: [email protected].
|Nit No.797856401 |Horario